manual de buenas practicas agricolas
Manual de Buenas Prácticas Agrícolas para el cultivo de caña de azúcar

El Sector Azucarero de El Salvador ha demostrado ser pionero en trabajar conjuntamente en beneficio de la sosteniblidad de la agroindustria, esto se ve reflejado en la elaboración del Manual de Buenas Prácticas Agrícolas para el cultivo de caña de azúcar en El Salvador, el cual fue lanzando oficialmente en el año 2015 y contó con la participación de los ingenios azucareros, productores de caña de azúcar, alcaldías, Ministerio de Trabajo y Previsión Social, Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Ministerio de Agricultura; así como de organizaciones internacionales como la Organización Internacional del Trabajo y la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ).

Buenas prácticas agrícolas para el cultivo de caña de azúcar

El manual contempla la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas en los cultivos de caña de azúcar, estas son un conjunto de recomendaciones técnicas para garantizar la producción de alimentos sanos e inocuos para los consumidores, protegiendo la salud, la seguridad y el bienestar de los trabajadores agrícolas y el medio ambiente, asegurando patrones de producción y consumo sostenibles; lo que permite marcar un antes y un después en la economía rural.

Asimismo, el manual de buenas prácticas agrícolas consta de tres documentos:

Con la publicación e implementación del manual, el sector azucarero de El Salvador se convierte en el segundo país del mundo en contar con un manual para caña de azúcar, el primero de ellos fue realizado en Australia, el cual fue un ejemplo para El Salvador.

Actualmente FUNDAZUCAR se encuentra en una fase de sensibilización y capacitación del manual, logrando hasta la fecha capacitar a productores de caña de azúcar que representan el 38% del área cultivada con caña de azúcar a nivel nacional. La implementación del manual representa un proceso gradual hacia un cambio de cultura en la área agrícola de El Salvador, que pretende proteger el medio ambiente así como a las personas de las comunidades rurales cañeras.