EL ÉXITO DE LAS EMPRESAS DEPENDE DE LA SOSTENIBILIDAD

El presidente de FUNDAZUCAR, Tomás Regalado, explicó la importancia que tiene el desarrollo sostenible en el quehacer empresarial del sector azucarero

 

Las empresas salvadoreñas y de todo el mundo cada vez ponen más atención a las problemáticas sociales y medioambientales que provocan con sus procesos de producción. Al menos así lo sostiene el presidente de la Fundación del Azúcar (FUNDAZUCAR), Tomás Regalado, que también aseguró que el éxito económico de una empresa depende de su éxito con las prácticas de Responsabilidad Social Empresarial y sostenibilidad. Además, aseguró que si el sector azucarero quiere seguir siendo relevante en la economía del país debe enfocarse en que todos –o al menos la mayoría– de sus procesos productivos sean sostenibles en el tiempo.

NYA_CoberturaFundazucar_SV-32

 

¿Cuál es el la importancia que le dan las empresas a la responsabilidad social y la sostenibilidad en El Salvador?

La importancia de medir el impacto de una empresa no es solo desde el aspecto económico, sino también hay que hacerlo desde lo social y lo medioambiental. Por eso queremos darle una visión al país respecto a los impactos que generan las empresas azucareras del país.

Para entender esto hay una meta en común que a escala mundial son conocidos como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales no han sido desarrollados solo por los gobiernos del mundo, sino también por universidades, ONG (organizaciones sin fines de lucro) y la empresa privada. Por eso entran aquí temas como energía accesible y no contaminante, infraestructura, producción y consumo responsable. Aquí entran temas empresariales… temas de pobreza, salud y agua, que son vistos como temas que le compete solo al Gobierno, pero también es algo que le compete a las empresas; es responsabilidad de todos.

 

¿Cuál es el aporte de la industria azucarera en el desarrollo sostenible en el país?

La labor de FUNDAZUCAR la queremos alinear con los ODS que es el lenguaje común (de la empresa privada, gobierno y comunidades). La meta salvadoreña puede ser tan sencilla como la idea de buscar heredar un clima sano para nuestras futuras generaciones. Así es como lo visualizo: todos apuntamos hacia la misma meta. Aquí el eslabón crítico es el diálogo, ponernos de acuerdo. No podemos esperar que todo lo haga el Gobierno mientras yo me despreocupo.

Por ejemplo, hemos hablado con el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) para conocer cuáles son sus prioridades y que ellos entiendan cuáles son las nuestras, y nos dimos cuenta de que son muy similares a las que nosotros tenemos. Por eso hay muchas oportunidades de trabajar temas en conjunto. Debemos tener una visión más amplia de lo que queremos para ser exitosos en el tiempo.

 

¿Cuáles son los proyectos de Responsabilidad Social Empresarial y de sostenibilidad que trabajará FUNDAZUCAR este año?

En el tema de medio ambiente trabajamos con el uso de agroquímicos. Lo vamos a trabajar en esta cosecha que está por terminar y también en la que comenzará en octubre o noviembre. Aquí se trata el tema de las aplicaciones aéreas. Los temas más importantes que estamos trabajando, con el manual de buenas prácticas agrícolas, es utilizar solo químicos que son de etiqueta azul, amarilla y verde. Es decir, los agroquímicos de etiqueta roja los estamos eliminando, no se van a utilizar en nuestros cultivos.

 

¿Cuál es la diferencia entre los agroquímicos de etiqueta roja y los demás?

Con el rojo hay que tener más precaución para utilizarlo. Hay que usar el equipo de protección personal: mascarilla, guantes e incluso la máscara de respiración. Si no se aplica correctamente puede tener consecuencias nocivas para el medio ambiente. Nosotros estamos usando agroquímicos que son igual de efectivos (que el rojo), pero que no ponen en riesgo la salud humana y al medio ambiente.

Una forma de aplicar es por helicóptero, avioneta o por dron. Lo interesante de esto es que estamos trabajando con los aplicadores y los cañicultores para que este proceso se haga de manera segura. Se trata de que la aplicación aérea no provoque estrés a las comunidades. Parte de la estrategia es comunicar a las comunidades cuándo y qué se va a echar.

Otro tema importante es qué se hace con los envases que contienen agroquímicos. Estamos preparando una estrategia en la que los envases de agroquímicos ya utilizados se les haga el llamado triple lavado. Consiste en que el envase se lava tres veces, que se deseche adecuadamente el agroquímico, y se le abra hoyos para que no se pueda reutilizar. Luego esto se recolecte y se lleve a desechar. En algunos casos se pueden reciclar. Esto aún no lo estamos haciendo, pero es un plan a futuro. Todavía no estamos listos, pero lo que estamos haciendo es crear toda la logística de la estrategia. La idea es que la gente que ocupe estos agroquímicos no tire los envases y se vuelvan una amenaza para el medio ambiente.

 

¿Tienen más proyectos siempre enfocados con los temas del medio ambiente? 

Otra medida para cuidar el medio ambiente es el corte en verde. Este tema lo venimos dialogando con el MARN. Se está creando un plan de acción de cómo se va a trabajar el corte en verde año con año. Este año la meta es cortar 12,500 manzanas de caña de azúcar en verde. Este es un plan a 10 años.

 

¿En sí cómo funciona el corte en verde de la caña de azúcar?

Antes de la guerra (civil en El Salvador) la caña se cortaba cuando aún estaba verde. Cuando se queman los cañales es más fácil cortar la caña. Para un cortador es más fácil trabajar con la caña quemada. El tema es no quemar la caña y cortarla tal y como está. La cuestión es cuál es la mejor manera de cortar caña. En verde es más tardado, los cañicultores se exponen a cortaduras, se encuentran con animales como serpientes, por eso es que al cortador no le gusta cortar en verde. Una de las soluciones es cortar la caña con máquina. Esto funcionaría para no estar quemando la caña, ya que provoca CO2. La idea es disminuir la carga de CO2 que el país tira a la atmósfera. No se compara con el que tira los carros, pero sí genera impacto.

 

Aparte de los temas para cuidar el medio ambiente, ¿en qué otras áreas piensa trabajar FUNDAZUCAR?

En el área social vamos a trabajar la seguridad y salud ocupacional. Es generar la cultura en los cortadores para que siempre se preocupen por utilizar sus protectores. Asegurar que los cañicultores tengan adecuada hidratación y que tengan sus descanso.

Nosotros como industria (azucarera) nos hemos puesto de acuerdo con las de la región centroamericana, para crear una guía regional de estrés hídrico para asegurar la salud de los trabajadores y los cortadores.

 

¿Qué fue lo que pasó para que la Responsabilidad Social Empresarial y la sostenibilidad sean cada vez más importante en el quehacer de las empresas?

Desde FUNDAZUCAR hay varias maneras de entender esto, como algo de rigor en el quehacer empresarial y sobre todo en el sector azucarero. El tema del medio ambiente es algo que siempre ha existido. Es uno de los temas que expone mucho la comunidad, es uno de los temas críticos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Los ODS son metas de 2015 a 2030. Los temas de medio ambiente también son compartidos entre Gobierno, empresa privada y sociedad civil. Esto viene a cambiar las reglas del juego.

También está la presión de los compradores de todo tipo de productos o servicios a nivel internacional. Los compradores exigen que lo que tú produces, que en este caso es azúcar, se haya hecho responsablemente y sea sostenible.

 

¿Cuáles compradores o países son los que tienen mayor rigor al momento de exigir productos “responsables”? 

Sin duda la Unión Europea. En muchos casos han creado el estándar de los productos sostenibles. Luego está Estados Unidos que también tiene esa cultura. A veces no es exigencia del país, sino del comprador final. Por ejemplo, está la de Unilever y Nestlé. Hay empresas agrícolas que tienen como meta que en el año 2020 el 100 % de los insumos que utilizan sean sostenibles. Azúcar, cacao, café, té… Toda la cadena de valor se está alineando con los ODS.

 

Desde su opinión, ¿en El Salvador qué es lo que antes no se trabajaba en Responsabilidad Social Empresarial y ahora sí?

Considero que antes no nos escuchábamos mutuamente (los sectores ya mencionados). Cada quien se iba a trabajar por su propia cuenta. Ahora se trata de entender qué nos interesa a todos. En este momento se está trabajando con base en un elemento fundamental como lo es el diálogo.

 

¿Cuáles son los puntos claves o las bases que se deben de trabajar en los próximos años para generar un impacto sostenible a largo plazo?

Una de las bases principales es tener bien claro a dónde se quiere llegar, esto desde el punto de vista de los cañeros y del punto de vista de las comunidades. Por ejemplo, el tema de poder reciclar el plástico de los envases de agroquímicos es un proyecto a futuro. Ahorita no existe la capacidad como país para lograr este tipo de reciclaje. Lo primero por hacer es capacitar a los cañicultores, y esperamos que esto se pueda contagiar a otros agricultores. Finalmente también se trata de lograr un cambio de cultura.

 

¿Cuál es el futuro del sector azucarero, si se toman en cuenta los proyectos de sostenibilidad que usted ha mencionado?

Hay sectores de El Salvador y de todo el mundo que dejan de ser exitosos porque no entienden el rol tan importante de la sostenibilidad en el futuro. Es una industria que trae impactos económicos no solo para sí misma, sino que para todo su entorno que depende de la azúcar. Si queremos ser exitosos en el tiempo, debemos entender que nuestros impactos sociales y ambientales deben de ser positivos. Si una empresa solo ve su desarrollo a costa de lo ambiental y lo social, su entorno no va a querer que siga trabajando. Pero si una empresa entiende que su éxito económico depende del éxito social y ambiental de su entorno… estamos hablando el mismo idioma. En la medida en que nuestros impactos sean más positivos que negativos habrá aceptación para nuestra labor. Esto es a lo que se le llama una licencia para operar, que te la da tu entorno cuando te considera imprescindible para su desarrollo. Si el sector azucarero quiere seguir siendo relevante en la economía del país debe lograr que sus procesos productivos sean sostenibles en el tiempo.

 

Artículo elaborado por: Edwin Teos
Publicado en La Prensa Gráfica en febrero de 2017
Enlace: http://www.laprensagrafica.com/2017/02/20/el-exito-de-las-empresas-depende-de-la-sostenibilidad

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.